Participa en nuestro sorteo mensual de un paquete de café de Uganda, con notas naturales a caramelo, chocolate y cereza, valorado en €16. ¡Un lujo difícil de encontrar!

PROCESOS DEL CAFÉ

A los que amamos el café nos resulta curioso saber todo acerca de él. Incluso queremos saber el proceso que atraviesa el café antes de llegar a nuestra taza. Y es que todo lo que podamos saber sobre nuestra infusión favorita es bienvenido.

Nuestra bebida matutina favorita pasa por un proceso de producción y elaboración, como cualquier otro producto.

En este, radica el secreto del nivel de calidad que tiene. Se puede elaborar a partir de muchos tipos de cafeto, y es que existen una gran variedad de plantas de café.

LA PRIMERA COSECHA

El arbusto o cafeto, que incluso podemos tener en nuestro huerto si el clima y la suerte nos acompañan, produce su primera cosecha luego de 3 a 4 años. El tiempo de vida de un cafeto es entre 20 y 30 años. Para los curiosos como tú, existen 2 principales especies de cafeto, arábica y robusta, de aquí se desprenden las otras variedades.

CAFÉ ARÁBICA

Este tipo de café se cultiva más que nada en Centroamérica, Sudamérica, Asia y el Este de África. Ocupa casi todo el mercado del café a nivel global, y no es una casualidad. Del café arábico se puede extraer uno de los mejores cafés que podemos probar. Con sabores suaves y generalmente afrutados.

CAFÉ ROBUSTA

El café Robusta se cultiva principalmente en África, aunque tiene algunos cultivos en Brasil y Asia. Es uno de los cafés más cotizados junto al arábica. Esto se debe a que de él se pueden preparar muchos tipos de café. Algunos baristas prefieren el café robusto sobre el arábico por su sabor más terroso y especiado.

ARRUGAO | Nuestro blog | Procesos del café

 

El secreto del éxito del café italiano es la mezcla de Arábica y Robusta en sus blends. Utilizan principalmente Arábica para el sabor y una pequeña cantidad de Robusta que potencia la espuma y textura sedosa del café. 

EL PROCESO DE LOS GRANOS DE CAFÉ

No importa la variedad de café que sea, Robusta o Arábica, antes de llegar a nuestra taza, atraviesa un largo proceso. Los granos experimentan un extenso viaje antes de que podamos disfrutar de su olor y sabor.

EL VIAJE DEL CAFÉ

En el proceso o viaje del café, las cerezas o como también se les denomina, frutos de cafeto, se abren para sacar las semillas o granos. Se retira la pulpa que las protege mediante un proceso húmedo o seco.

Es así como se obtienen los famosos granos de café.

Se les llama café pergamino, café oro o grano miel. Esto depende del método que se haya utilizado.

LA COMERCIALIZACIÓN

Después de que se le ha retirado la cáscara, y el grano está limpio, pasa a ser tostado. Si eres un verdadero amante del café, en algún momento habrás comprado café en grano. Esta es la forma más habitual en que se comercializa el café a gran escala por todo el mundo.

Desgranado, procesado y listo para exportar en crudo, así se comercializa el café verde. El proceso que tiene que atravesar el café define en gran medida sus carácterísticas. Es así como tenemos una bebida de una calidad envidiable.

¿Te imaginas tus mañanas sin café?

ARRUGAO | Nuestro blog | Procesos del café

LOS TRES PRINCIPALES PROCESOS DEL CAFÉ

Nuestra infusión favorita tiene tres formas esenciales en las que es procesada de forma tradicional: lavado, natural y honey.

Es cierto que existen otros métodos, pero son pocos menos conocido. Además, se usan en algunos lugares específicos, tal es el caso del proceso de trillado húmedo de Indonesia.

CAFÉ LAVADO

Este es el proceso que se centra únicamente en el grano. Es así como nos permite saborear lo que está dentro de él, ignorando lo que hay fuera. Para algunos baristas y catadores de café, es el mejor método para el café. Sin embargo, esto ya depende de los gustos de cada uno.

Contrario a los procesos como el natural o el honey, este no requiere que parte de la cereza desarrolle todos los sabores. Esto es gracias a que cubre el grano la mayor parte del proceso. Por este motivo, algunos lo consideran como el proceso más adecuado.

En el caso del café lavado, el 100% del proceso, se centra en que el grano absorba los nutrientes y azúcares necesarios. Esto hace que la variedad, el suelo, el clima, la maduración, etc, sean aspectos fundamentales. Es necesario que el grano sea de calidad, para optimizarlo.

Los cafés lavados son el resultado de la ciencia en la siembra del café, y el proceso del agricultor. Es el equilibrio perfecto entre dos medios diferentes para un resultado de calidad. Al ser el más equilibrado, produce un mejor café.

En pocas palabas, el proceso lavado, resalta las características de un café de origen, más que los otros procesos. Es decir, que puede obtenerse un mejor café con este método. Esta es la causa principal por la cual la mayoría de nuestros cafés, provienen de un proceso lavado.

CAFÉ NATURAL O SECO

El proceso natural, también responde al nombre de “seco”. Es reconocido porque toma los fundamentos básicos del café, provenientes de Etiopía. Se conserva la cereza con el grano y no hay mucha manipulación del café mientras se seca. El método preferido por algunos baristas.

Este es un proceso rentable, ya que no requiere de mucha inversión. Sin embargo, requiere ciertas condiciones climatológicas. Es así como se asegura un tiempo de secado ideal para el fruto y la almendra. En pocas palabras, tendrás un café natural en un tiempo de sequía.

Este proceso tiene algunos detractores. Argumentan diciendo que le resta calidad al café. Genera algunos sabores inconsistentes en el café que pueden desagradar al paladar. Se debe a mezclarse frutos inmaduros que se tornan de color marrón, con los frutos maduros.

Sin embargo, el proceso no ha dejado de ser utilizado. Los baristas o catadores, de hecho, lo prefieren. Dicen que el proceso tiene un alto potencial para crear el perfil de un café único y exquisito. Que se obtiene un café mucho más claro y de mejor sabor que con el caso de un café de proceso lavado.

Hay casos como Brasil, en que el proceso natural proceso ha generado sabores particulares. Es por ello que se sigue apostando por este método para la elaboración del café. Además es de los procesos más ecológicos y rentables que hay para la producción de nuestra infusión.

CAFÉ HONEY

El sabor de un café Honey o enmielado, es reconocible. Sin embargo, es un proceso delicado que requiere de mucho cuidado y atención. Responde bien al nombre, pues es como si le hubiesen agregado miel y azúcar morena a una taza de café corriente.

A pesar de ello, su curioso nombre proviene de la sensación pegajosa que generan los granos durante el proceso. Este proceso es una especie híbrido entre el café lavado y el natural. Es fructuoso, pero no en el mismo nivel de un café de proceso natural.

Por lo general, suele tener una acidez un poco más balanceada que la de los cafés lavados. Además, está acompañado de una dulzura ligeramente notable, que produce una sensación diferente en el paladar. Para algunas personas, es el mejor método de proceso de café que hay actualmente.

El proceso se ha relacionado profundamente con Costa Rica. Además de esto, se han desarrollado otras categorías de cafés como: Honey Amarillo, Dorado, Negro y Blanco. En todos los casos el proceso es similar, sin embargo, se obtiene un resultado distinto. Influye en el sabor y en el perfil del café.

¿CÓMO SE DECIDE ENTRE UN PROCESO U OTRO?

Todos los productores de café quieren un proceso de que les sea rentable. Mientras más ganancia les genere, más conveniente resulta para ellos. No obstante, esto no los libra de tener que brindar un producto de calidad. Al contrario, muchos prefieren y se destacan por la calidad de sus cafés, sobre todo cuando se trata de café de especialidad.

El café es una de esas bebidas fundamentales que en las mañanas no puede faltar. De la misma forma que es vital para algunos, la relación que este tenga con el ambiente es vital para los granos. Producir un buen café, no es una tarea sencilla para ningún agricultor.

ARRUGAO | Nuestro blog | Procesos del café

Para los productores, resulta más conveniente esperar las lluvias. Es ahí cuando deciden el proceso de café a utilizar para sus cafetos. El lavado, natural o honey, cada uno es más conveniente, dependiendo del clima y el entorno. Es como la cantidad de azúcar que le agregamos a nuestra taza.

Cuando hay lluvia en exceso, es casi imposible producir un buen café natural o seco. Por el contrario, si no ha llovido, el café Natural o seco o el Honey son más convenientes. Todo ello dependerá del clima en el momento idóneo de la cultivación. Cada una tiene sus ventajas y desventajas.

PROBAR LOS TRES PROCESOS

Aunque muchas personas no lo noten, ya han probado las tres formas en que puede ser procesado el café. Al principio algunos se pueden sorprender con esto, pero es debido a que pocas marcas o productores de café lo detallan en sus paquetes. Cabe destacar que no todos dicen el proceso al que someten sus granos. Sin embargo, cuando ya somos conscientes de los diferentes procesos, podemos volvernos un poco más exigentes.

¿Ya entiendes por qué algunos cafés tienen un sabor diferente? Las diversas marcas pueden utilizar procesos diferentes, motivo por el cual el sabor varía.

Incluso, algunas empresas producen un café con sabores distintos pendiendo de la época. Esto se debe a que han cambiado el proceso del café, para así sacarle mejor provecho a los granos. Y esto puede resultar conveniente para todo buen catador de café.

Si te gusta el café más amargo o dulce, podrás escoger según tus preferencias el café que compres y, gracias al nuevo conocimiento adquirido, podrás hacer una compra informada.

Nosotros te informamos, pero ¡la decisión es tuya!

El café merece beberlo de todas las formas posibles, y habiendo tantos, tenemos que probarlos todos, ¿qué esperas? En ARRUGAO los tenemos todos...


¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


HUELE A CAFÉ RECIÉN TOSTADO 🤤


CÓMPRALO YA