Mitos sobre el café que debes dejar de creer

El café tiene muchos beneficios para la salud. Sin embargo, algunas personas se empeñan en asociar esta bebida con ciertas cosas negativas. Lo peor de todo es que lo hacen sin ninguna base científica y que hay quien se las cree. Para que no te suceda, hoy vamos a desmontar 10 mitos sobre el café que seguro que has oído alguna vez.

10 mitos sobre el café

Toma nota de estos 10 mitos sobre el café que no son ciertos, aunque algunos de ellos sí tengan una cierta base de verdad.

1. No tomes más de una taza al día

Este es uno de los peores mitos para los amantes del café. Es cierto que como todo, el café en exceso es malo. Pero no lo es menos que tres o cuatro tazas de esta bebida al día no te harán ningún daño. De hecho, todo lo contrario. Hoy en día hay muchos estudios que muestran cómo el café tiene importantes beneficios para la salud, cómo decíamos al principio.

Salvo que tu médico te diga lo contrario, bebe café con moderación. Eso sí, procura siempre que sea de calidad. Un mal café sí puede resultar perjudicial con independencia de la dosis.

2. El café está prohibido en el embarazo

Este es un tema realmente polémico, en el que no siempre los expertos se ponen de acuerdo. Es cierto que siempre se ha dado por sentado que era mejor no consumir esta bebida en el embarazo. Sin embargo, hoy en día puedes encontrar diferentes estudios que muestran lo contrario.

Estas investigaciones afirman que el consumo de café de forma muy moderada no incrementa el riesgo de aborto, de muerte súbita del bebé, ni de bajo peso al nacer. Tampoco se asocia con una menor fertilidad. Aunque lo mejor es que cada embarazada consulte con su ginecólogo qué puede tomar o no.

3. Cuidado, el café produce adicción

Otro de los mitos más escuchados sobre el café es que produce adicción. Pero lo cierto es que dos organismos expertos en este tipo de temas lo desmienten. Tanto la OMS, la Organización Mundial de la Salud, como la FDA, la Oficina de Alimentos y Drogas de Estados Unidos, afirman que es una bebida no adictiva.

Los expertos reconocen que una persona que consume de forma habitual café puede sentir dolor de cabeza, mostrarse irritado o cansado si un día no lo toma. Sin embargo, todos los síntomas desaparecen durante las siguientes 48 horas. Por lo tanto, en ningún caso se puede decir que produzca adicción.

4. Si bebes café no podrás dormir

Este es un mito con un trasfondo de realidad. Tomar un café por la mañana o incluso después de comer no debería impedir un adecuado descanso. De hecho, hay personas que se toman una taza justo antes de acostarse y duermen a pierna suelta.

Pero es cierto que si tienes dificultades para dormir o te afecta de un modo especial la cafeína, lo mejor es que prescindas de esta bebida a partir del mediodía.

5. La leche impide asimilar las propiedades del café

Existen diferentes investigaciones que muestran que esto no es así. La leche no cambia los beneficios que puedes obtener de esta deliciosa bebida. Así que, no dejes de tomar tu café con leche.

6. El café te puede deshidratar

Algunas personas han escuchado que el café puede provocar deshidratación, así que evitan su consumo cuando hace mucho calor.

Es verdad que esta bebida tiene un cierto efecto diurético, que puede provocar un ligero aumento de la cantidad de orina en quienes no la consumen habitualmente.

Sin embargo, quienes toman café de forma moderada y habitual no tienen peligro de deshidratarse por su ingesta. Además, no olvides que buena parte de esta bebida es agua.

7. Si tomas café rendirás peor

Es uno de los mitos sobre el café con menos fundamento. Consumir café de manera moderada no solo no perjudica tu rendimiento, sino todo lo contrario, hace que sea mejor. Ten en cuenta que está demostrado que ayuda a mejorar los niveles de atención y concentración.

No olvides que incrementa la sensación de bienestar, y está claro que si te sientes bien conseguirás que tu rendimiento sea mejor. Así que no lo dudes, tomar una taza de café en el trabajo no es una pérdida de tiempo, es una herramienta para cumplir mejor con tus responsabilidades.

8. El café engorda

El café no engorda porque no tiene calorías. Lo que sí debes analizar es qué más tomas junto con el café. Por ejemplo, no es lo mismo utilizar leche entera o desnatada, en cuanto a aporte calórico. Tampoco usar un edulcorante u otro.

Pero lo más importante en este asunto es si lo tomas solo o con algún tipo de alimento calórico. Aun así, recuerda que lo que engorda nunca es el café.

9. El café ayuda a reducir los efectos del alcohol

A veces las películas hacen mucho daño. Seguro que has visto muchas veces en la pantalla como se le da café a alguien que ha bebido demasiado, como si así disminuyese el efecto del alcohol. Puede ser que haya personas a las que está bebida les haga sentirse menos aturdidos después de tomar varias copas de más, algo que científicamente no está demostrado.

Pero que nadie piense que beber café reduce los niveles de alcohol en sangre. De hecho, no hay ningún estudio que muestre que el café contrarreste ninguno de los efectos nocivos del alcohol. Lo mejor para no sufrir las consecuencias de beber demasiado es no hacerlo.

10. El café te despierta al momento

Por desgracia, el café no te quita el sueño nada más ingerirlo. De hecho, el cuerpo tarda unos 15 minutos en metabolizarlo y cerca de una hora en percibir sus efectos. Eso sí, no hay nada más agradable y reconfortante que empezar el día con una taza de café.

Ahora que ya conoces todos estos mitos sobre el café que son falsos, seguro que disfrutas mucho más tu próxima taza.