Participa en nuestro sorteo mensual de un paquete de café de Uganda, con notas naturales a caramelo, chocolate y cereza, valorado en €16. ¡Un lujo difícil de encontrar!

LA MARAVILLOSA HISTORIA DEL DESCUBRIMIENTO DEL CAFÉ

¿Quién no ha probado una taza de café? Todos seguramente nos hemos maravillado al degustar esta deliciosa bebida. Sin duda nos hemos enamorado del sabor que desprende y la dulzura que emana. Es obvio que el café es una de las bebidas más populares del mundo.

El café ha estado desde el inicio de nuestras vidas. Nos hemos acostumbrado a beber una taza por la mañana y quizá otra por la tarde. También en las reuniones con la familia o en el trabajo. En todo momento, el café ha estado presente.

Es interesante como esta bebida se ha vuelto la número uno en nuestra cultura, y prácticamente en todas las del mundo. Se puede decir que en casi todos los países las personas consumen una taza de café. De allí, que es propio decir que es uno de los productos más consumidos y vendidos del mundo.

ARRUGAO | Nuestro blog | La maravillosa historia del descubrimiento del café

Pero, ¿cómo fue descubierta esta exquisita bebida?, ¿cómo llegó a nuestras vidas? Quizá te hayas hecho estas preguntas. Pues debes saber que el café hizo un largo recorrido para formar parte de nuestro día a día. Su historia sin duda es impresionante y su descubrimiento aún más.

TODO EMPEZÓ CON UNAS CABRAS

Cuenta la leyenda que los primeros consumidores de café fueron unas cabras, sí, así como lees. Unas cabras en una población de Etiopía. Resulta que un pastor estaba en una montaña arreando a sus cabras y de repente notó que éstas empezaron a comportarse extraño, alteradas, un poco locas.

El hombre, preocupado, se acercó a sus animales y observó que habían consumido una extraña baya. El pobre no entendía qué les pasaba porque estaban extrañamente enérgicas. Sin saber bien qué hacer, decidió recoger alguno de los pequeños frutos y los llevó a la aldea.

Ahí, el pastor habló con un conocido y le dio a probar las bayas. La persona pensó que era muy arriesgado comer directamente aquellas bayas rojas y decidió ponerlas al fuego y preparar una infusión. Tal fue el agrado al beber aquel líquido que le dio a probar a todas las personas que tenía cerca.

ARRUGAO | Nuestro blog | La maravillosa historia del descubrimiento del café

A partir de ese momento, la preparación del café fue variando y evolucionando hasta la forma en la que la conocemos hoy. Así que cuando bebamos una taza de café, tenemos que recordar agradecérselo a las cabras y a su curiosidad.

LA EXTENSIÓN DEL CAFÉ POR EL MUNDO

Como hemos dicho, el café se fue expandiendo por cada rincón del planeta desde su descubrimiento. Empezó en aquel lugar de África llamado Etiopía, donde sus habitantes fueron los primeros humanos en experimentar el delicioso sabor del café.

PRUEBA EL PRIMER CAFÉ

El próximo destino del café fue Yemen. Cerca del año 1510, gracias a la comercialización con Etiopía, los pobladores de ese lugar se empezaron a interesar por ella. Y a raíz de esto empezó a llamar la atención de más personas de otras regiones.

Siguió luego Europa. Un alemán en el siglo XVII mencionó la particular infusión en su tierra luego de haber visitado África y todos decidieron probarla. Con eso, poco a poco se fue introduciendo en la India, hasta que llegó a todo el continente asiático. Todos se maravillaban por su sabor.

ARRUGAO | Nuestro blog | La maravillosa historia del descubrimiento del café

Posteriormente fue llegando a América, y las grandes ciudades como Nueva York, Boston y Filadelfia abrían negocios para el consumo de café. Ya por 1670 todos en Norteamérica lo bebían. Pero no fue hasta 1718 cuando el café llegaría a a Centroamérica y Sudamérica.

COMO AMÉRICA SE CONVIRTIÓ EN EL MAYOR CULTIVADOR DE CAFÉ DEL MUNDO

Siendo uno de los continentes con mayor exportación de café, es interesante pensar en cómo este producto llegó a América. Sabiendo que su descubrimiento está muy lejos de esas tierras, la historia de su llegada a tierras americanas es realmente fascinante. Así como su posterior cultivo.

Todo fue gracias a un marinero francés llamado Gabriel Mathieu de Clieu. En el año 1720 consiguió un cafeto y lo llevó consigo a navegar, cuidando de el a lo largo de toda la travesía, no sin dificultades. Hubo piratas y personas envidiosas que querían arrebatarle el arbusto, pero de Clieu no lo permitió.

Luego su barco se quedó estancado por falta de viento y hubo que administrar el agua. Él, sabiendo que era lo más importante, cedía sus raciones de agua al cafeto y consiguió que sobreviviera.

ARRUGAO | Nuestro blog | La maravillosa historia del descubrimiento del café

Al llegar a la isla de Martinica decidió plantarla. Puso a esclavos a vigilar al cafeto hasta que éste empezó a multiplicarse. Hay registros que en el año 1777 hubo alrededor de 19 millones de cafetos en todo Martinica, y en ese momento se expandió por América, empezando por Brasil.

LAS PROHIBICIONES CASI NOS QUITAN EL CAFÉ

Aunque sea difícil de creer, luego del fantástico descubrimiento del café, éste estuvo prohibido en varios momentos de la historia. Todo por los valores enérgicos que contiene, y con esto muchas personas lo consideraban tóxico y hasta del diablo.

En 1551, en varios lugares de Arabia se detuvo el consumo y la venta del café por las alteraciones de los sentidos. Pero no fue hasta que intelectuales y varias personas se impusieran ante tal decreto y se derogara. ¡Llegaron a mutilar personas! ¿Puedes creerlo?

En Rusia, cerca del siglo XIX, sólo por consumir café podías pagar penas de tortura o mutilación. A los condenados le quitaba la nariz o las orejas.

En el siglo XVII, en Suecia se consideraba esta bebida una droga. Se pensaba que la gente podía morir si lo consumía. No fue hasta que el rey de esa época puso a prueba ese comentario. Le dio a un preso tres tazas de café diarias a ver si se moría. Al final, el rey murió primero.

Felizmente y para nuestra suerte todas estas creencias negativas respecto al café fueron superadas. Porque, ¿te podrías imaginar nuestra vida sin café? No tendríamos nada que consumir al leer el periódico o cuando tuviésemos mucho sueño. La vida sería muy diferente sin nuestro amado café.


¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


HUELE A CAFÉ RECIÉN TOSTADO 🤤


CÓMPRALO YA